CONSEJOS PRÁCTICOS ANTE UNA DESAPARICIÓN.

Desde el Grupo Especial de Búsqueda y Evacuación GEBE, deseamos aportar desde nuestra humilde experiencia unos consejos prácticos, ante la desaparición de una persona, ni que decir tiene que estos consejos que aportamos no son un dogma de fe , ni unos preceptos que haya que seguir al pié de la letra, sino que son fruto de la experiencia adquirida en este doloroso y preocupante asunto de las desapariciones de las personas, puesto que todos los días aprendemos algo nuevo con lo que no contábamos que nos puede servir para mejorar las búsqueda de los desaparecidos.
Se quiere dejar claro pues que lo que se aporta en este escrito, son consejos para poner en práctica a la hora de enfrentarse a esta tragedia de un familiar desaparecido, estos consejos van encaminados a realizar el adecuado perfil de la persona desaparecida, (costumbres, roles, gustos, etc etc), y a establecer la adecuada planificación en la búsqueda y localización de la misma. En estos consejos no abordamos los detalles técnicos de la búsqueda, en donde entran muchos más factores que los descritos, los cuales deben ser abordados por personas o profesionales y asociaciones con experiencia en búsquedas de
desaparecidos, pero no obstante los datos que se puedan aportar a partir de estos consejos son imprescindibles, para continuar con el trabajo, a la vez que nos ahorran a los equipos de búsqueda un tiempo precioso y vital en las búsquedas de personas, y más aún si estas son vulnerables. Procedemos pues a enumerar una serie de consejos básicos que creemos son importantes.
1- Desde el primer momento que tengamos constancia, o duda razonable que una persona ha desaparecido, o no está donde debiera estar, PRESENTAR DENUNCIA ANTE LAS AUTORIDADES, NO ESPERAR, puesto que hay personas que creen que hay que esperar 24/48 horas. Esto se debe hacer aún con más celeridad, si los desaparecidos son personas mayores, o niños por una mera cuestión de supervivencia y resistencia al medio. Aportar, si lo hubiere, el número de móvil a las autoridades y autorizar para que se geocalice la última posición que dió a los repetidores este terminal.

2- Comenzar lo antes posible con la DIFUSIÓN de los datos básicos de la persona desparecida, aquí pueden tener gran importancias las asociaciones de personas desaparecidas (SOS DESAPARECIDOS, ETC) ya que ofrecen todo tipo de apoyo y consejos prácticos además de realizar una difusión de más alcance. No obstante, como decíamos antes la difusión debe ser masiva, y a todos los niveles, radio, tv, amigos, conocidos, redes sociales, etc. Ni que decir tiene que las primeras horas son vitales. También se debe acudir a los grupos y asociaciones que se dedican a la búsqueda de personas desaparecidas, con el fin de empezar los operativos de búsqueda sin dilación.
3- Realizar las primeras búsquedas, si el perfil de la persona y los indicios no nos dicen lo contrario, por las zonas que frecuentaba el desaparecido, preguntar a los amigos cercanos preguntarles si habían notado algo raro en esta persona, si algo le preocupaba, (puesto que la experiencia nos dice que muchas veces saben más sobre la persona los amigos más cercanos que la propia familia), ir a los lugares que más le gustaban, la última vez que lo vieron, (hora y día a ser posible). Se debe recordar el estado de ánimo e inquietudes en los últimos días antes de la desaparición.
4- Paralelamente a este tipo de acciones se debe confeccionar cartelería y empezar a distribuirla desde donde se presume que desapareció hacia el exterior de esa zona en círculos concéntricos a no ser que los indicios y las pistas nos indiquen otra cosa, en ese caso también se debe distribuir la cartelería en estos sitios, pero sin olvidar las instrucciones anteriores, puesto que el objetivo de la cartelería , aparte de que se haga visible a esta persona en todos los lugares posibles, es que los rasgos se vayan grabando en todos los demás a fuerza de ver su fotografía. Ni que decir tiene que los rasgos a difundir del desaparecido quedan a la autorización de las familias, por cuestiones de todo tipo, ( éticas, religiosas, etc).
5- Se debe comprobar cuántos antes, si la persona desaparecida, se llevó su documentación personal, si se llevó dinero en efectivo, si hizo movimientos bancarios y extrajo dinero, la cantidad aproximada de lo que se llevó, si se llevo consigo vestuario, o comida de repuesto, esto nos dará idea de si pensaba viajar y además que tiene medios económicos para obtener comida y da autonomía personal de moviminetos. Se debe comprobar también si se ha alojado en hoteles, paradores, clubs de acampadas etc, según la zona geográfica a la que pertenezca la persona desaparecida. Por supuesto si disponía de vehículo propio dar las descripciones pertinentes del mismo, y acudir a las autoridades para que intenten localizarlo a través de cámaras de tráfico. Acudir también a puertos, aeropuertos, estaciones de trenes, autobuses y demás medios de transporte donde se debe dejar cartelería, y preguntar si esta persona ha viajado. (las autoridades suelen realizar estos trámites, pero no está demás acercarse también con la copia de la denuncia y la debida identificación personal para pedir información).
6- Otra actividad que se debe realizar, con la debida autorización de quién corresponda, y si se estima conveniente, es la revisión de las redes sociales, para detectar posibles pistas e indicios.
7- Con todos esto datos, y los demás que le serán solicitados a nivel personal, por diversos motivos, ya se puede realizar un perfil básico de la persona desaparecida y empezar a organizar una actividad de búsqueda, ordenada, lógica y eficiente, teniendo en cuenta otros factores técnicos que son exclusivos de los equipos de búsqueda pero que como se ve esta información es importantísima.
8- Por último y para terminar, nuestro grupo tiene como principio, que si se implica en una búsqueda, esta no termina hasta que la persona aparezca, esté donde esté, y pase el tiempo que pase, aparte de esto se debe tener un contacto permanente con los responsables de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado y demás autoridades, que son los responsables legales de los desaparecidos, pero sobre todo con las familias de los desparecidos, que son los que están sufriendo estos tr´gicos momentos en persona, aportándoles datos de nuestras búsquedas, y obteniendo otras informaciones que en su momento no se tuvieron en cuenta, y sobre todo prestándoles APOYO HUMANO.
9- Sirvan estas breves notas y consejos, como una humilde aportación en la búsqueda de los desaparecidos, como resultado de nuestra experiencia, que no dudamos que en un futuro se irán incrementando fruto de este problema que padecemos en nuestro País, y del que nadie esta exento de padecerlo cuando menos se lo espera.

FDO: José Francisco Guerra Alemán.
Coordinador GEBE Canarias.